21.7.10

Siguiendo con mi plan

A finales del 2009 me di cuenta de que necesitaba un ingreso extra porque no podía mantener mi(s) casa(s), mi hijo, mi gato y mi conexión a internet con sólo mi salario como técnico de gestión. Era o bien buscar una fuente extra de ingresos, o bien empezar a buscar un empleo nuevo.

Opté por volver a anunciarme para clases particulares, recuperar el contacto con gente a la cual le había hecho traducciones, etc y tratar de aprovechar las horas que me quedaban libres de la tarde-noche para ganar algo más.


Envié un correo a varios amigos y un sms a los que podrían ayudar pero no usaban el correo normalmente, pidiendo que me avisaran si sabían de algún currillo de noche, de fin de semana, o algo que pudiera hacer para complementar mi escaso (ahora un 5% más todavía) sueldo.

Entre las respuestas que recibí apareció el primer respiro: la academia de repaso donde estuve dando clases de refuerzo escolar durante dos meses, en temporada de exámenes. Era un trabajillo a corto plazo, porque pasados los exámenes los horarios ya no eran compatibles con mi trabajo principal, y porque hacía años que el dueño de la academia me tentaba con ese trabajo extra pero sabía que no me iba a gustar mucho: sus métodos son bastantes diferentes a los míos -ni mejores ni peores, sino destinados a un tipo de alumno distinto y un concepto diferente de la enseñanza.

Pero ya había entrado de nuevo en la mentalidad de profesora, y vencí la pereza de volver a dar clases de inglés, preparar y actualizar material, volver a contactar con gente para buscar alumnos, volver al baile de agendas y horarios... y logré un par de clases particulares.


Primero un grupito de dos personas, luego otro, y luego una tercera clase con alguien de nivel más avanzado. No es un ingreso seguro, pues lo mismo un mes haces todas las clases (¡ja!) como otro te fallan la mitad de las veces y te desmontan las previsiones económicas y de agenda. Y claro, acabas bastante cansada porque después de una jornada laboral completa tengo que ir corriendo a otro sitio y dar una clase de hora y media o dos horas, que habré preparado la noche anterior en casa, y al llegar a casa entre las 21:30 y las 22:30, según el día, ponerme a preparar algo para la clase del día siguiente. Pero he tenido mucha suerte con los alumnos que he logrado, y aunque todos viven en distintas zonas de Barcelona, cada uno tiene un bus que me lleva de puerta a puerta entre mi trabajo, su casa y mi casa!

No he logrado remontar de mis deudas y problemas pero he logrado dejar de pedir préstamos y adelantos. Incluso pensaba que con una clase más que había empezado podría empezar a devolver algo de lo que debía a mis amigos, cuando llegó el recorte del 5% de mi sueldo y ya... vamos, que con esa clase lo que hago es compensar el 5%!

Aún así, este último par de meses he visto que sí, estaré más cansada, tendré menos tiempo libre, pero estoy llegando a final de mes y hasta he podido ir comprando algunas cosas que necesitaba para el piso. Y me siento bien, porque una vez más he logrado salir adelante cuando parecía que no había salida.


Aprende el abecedario con Divine

2 comentarios:

Poliwhirl dijo...

Enhorabuena. :)

Yo todavía estoy en la fase de "tengo que volver a poner anuncios"...

Agus dijo...

Yo de momento no voy mal, pero en caso de necesidad ya tengo plan B para obtener ingresos extras. consiste en ejercer de lo mío para particulares en mi zona. Y no me refiero a ejercer la "prespitución" en la Casa de Campo ... pero eso tampoco está descartado :-)