27.12.09

Academias de barrio


Hace cosa de un mes, poco más, empecé a colaborar en una academia de barrio dando clases de repaso un día a la semana.

El dueño de la academia es un conocido, ex compañero de estudios en Filosofía y alumno mío de inglés durante años, que llevaba tiempo intentando cazarme para dar clases en su academia... Y siempre me negaba.

Ahora sé que tenía razón en no querer trabajar allí, pero no puedo permitirme dejar las clases de momento.

Inicialmente el trato era que me daría alumnos de inglés, pues durante años mi actividad principal fue la enseñanza de inglés y no soy mala profesora. En seguida empecé a ver que, según la estructura de la academia, no tendría alumnos concretos con los que trazar un plan de mejora y aprendizaje adaptado a sus necesidades, sino que cada viernes me enchufaban a dos chavales aleatorios, de distintos niveles y cursos, a preparar sus exámenes y demás simultáneamente en una "pecera" adosada a otras dos, bajo la atenta mirada del dire de la academia. Al cabo de unos días, logramos mantener un alumno mas estable conmigo, pero con diversas materias (ahora enséñale las reglas de acentuación gráfica en catalán, ahora a analizar morfosintácticamente frases subordinadas en castellano... mientras a otro chaval le repites por enésima vez el presente simple del To Be)

No. Lo de profesora de repaso con asignaturas y alumnos aleatorios asignados 2 minutos antes de empezar la clase no va conmigo. Tampoco el tener que aplicar criterios ajenos a la hora de castigar, machacar, presionar... pues es una academia de línea dura y paternalista. Y encima me han avisado que me tengo que repasar temas de ortografía y gramática catalana y castellana porque me irán dando alumnos "de letras" ...pero ninguno de filosofía! :(

Ya no tengo la energía para cargar con la responsabilidad de que aprueben o suspendan hijos ajenos. Bastante mal lo llevamos con Rastakid este curso. Empiezo a entender por qué los otros profesores son todos muy jóvenes,  universitarios que lo combinan con sus estudios.
AAAARGH!