14.8.09

Alta tensión

El miércoles tuve otro susto con la tensión. Lo más jodido es que no me encontraba mal, o al menos no peor que otros días.

Fui al médico, tenía una visita de control de la tensión precisamente, y mientras íbamos comentando síntomas y cambios de medicación, me tomaron la tensión y vieron que la tenía muy alta. Ya llevábamos casi una hora de espera antes de la consulta, con lo que lo achacaron a eso y me dieron una pastilla, y que me sentara en la sala de espera media hora más para ver si bajaba.

Cuando me volvieron a tomar la tensión, seguía muy alta Procedimos con la visita, recetas y demás, me volvieron a tomar la tensión y decidieron enviarme a ugencias, pues "así no te puedes marchar a la calle".

Total, que si habíamos ido al hospital a la una menos diez, pensando comer en cuanto saliéramos, sobre las tres ya nos envían a urgencias del mismo hospital, llamando la doctora para explicarles el caso y lo que quieren que hagan (que me logren bajar la tensión a base de pastillazo y reposo antes de darme el alta, que luego yo ya me encargaré de tomar la medicación correctamente) y en cuanto llego, me plantan una pulserilla blanca rollo festival tecno y a los 10 minutos ya estaba en la sala de descanso, con el sillón de skay con reposapies y compartiendo sala con otros tres, a veces cuatro, pacientes. Por suerte, dejaron que Hugo se quedara conmigo: estaba más preocupado que hambriento,y no le apetecía marcharse solo.

Empezó a sonarme en la cabeza esta canción de los Pegamoides:






Y aquí viene el toque personal: saqué el Asus para que Hugo jugara a los juegos que tengo instalados en la tarjeta de memoria, mientras yo intentaba dormir o relajarme. Tenía enfrente una chica bastante maja, que estaba muy mareada y hablaba poco, pero me enseñó a reclinar el espaldo del sillón. Al lado de esa chica, un señor mayor al que le sospechaba una diabetes, por los pinchazos que le daban con el aparatillo con pinta de teletienda. Y, en efecto, nos llegamos a conocer bastante, porque compartimos unas 5 horas, y el señor (Diego, muy majo él) era muuuuyy hablador y gracioso... aunque a ratos no era lo mejor para una sala de reposo, pero en fin. Al lado del señor Diego (no pongo el apellido, pero se me ha quedado grabado), durante un rato tuvimos a una pareja de holandeses, ella se había hecho un esguince en el tobillo y estaban pensando en volver a casa, mientras que los médicos le decían que no hacía falta, que en tres días estaría bien y les dijeron dónde comprar una muleta por 15 euros... ¡y que disfruten las vacaciones de todas formas! Por cierto, aunque suene a tópico, hay que decirlo: El personal de urgencias, genial en todo momento, y lograban médicos u otros intérpretes para las más variadas lenguas (escuché hablar a pacientes en holandés, inglés, francés y algo que sonaba a árabe)

A mi lado pasaron un par de personas con las que no tuve contacto, pues me habían puesto una cortinilla para asegurarme descanso y paz (¡ja!), pero al cabo de un rato vino la señora con el caso más pintoresco que he visto en mucho tiempo: por un susto, se había quedado amnésica. Tal cual. Su marido le iba hablando con un cariño y una paciencia que me hacía añorar épocas en que pudiera tener un hombre así a mi lado, y ella no recordaba ni lo que le había pasado hoy, ni dónde estaba ( lo preguntaba unas 7 veces por hora, más los primeros minutos) ni si el resto de su familia estaba bien, pues al enterarse de que estaba en un hospital, la pobre mujer se asustaba cada vez. Con el tiempo fue recuperando la memoria y ya recordaba cosas del pasado (a la gente la reconocía, pero no recordaba llevar muleta desde hace unos meses, por ejempo, y pensaba que era de otro enfermo)

Fueron pasando las horas, me iban mirando la presión y en vez de bajar, a veces hasta subía. A las 7 dije que estaba nerviosa porque mi hijo no había comido (con el Sr. Diego, cuando nos quedábamos a solas porque estaban haciendo pruebas a la señora, bromeábamos sobre comida, el hambre que estábamos pasando, y cuánto pensaban dejarnos sin comer) y pedí permiso para que Hugo saliera a traer unos bocatas, uno para él y otro para mí. Al Sr. Diego le estaban ya dando el alta, con lo que se fue diciendo que un día de éstos nos tendríamos que ver y tomar unas tapas ;) Cuando bajó de nuevo Hugo con los bocatas (agua teníamos porque compré una de litro y medio mientras esperaba turno al mediodía), nos supieron a gloria! Al vernos comer, el marido de la amnésica también envió a alguien a comprar un par :D

A las 7:30 dije a Hugo que se fuera un rato a la biblioteca y le iría a buscar en cuanto saliera yo, calculando según el medico en media hora o así. Pero finalmente no me dieron el alta hasta las nueve pasadas, y aún "por los pelos" según ellos, pero que creían que me relajaría más en casa y que allí ya no me veían bajar la tensión desde hacía rato. El pobre Hugo se había preocupado porque ya cerraban la biblioteca y no sabía nada de mí, mientras que yo no sabía la hora y pensaba que eran las ocho y media o así. Acabamos cruzándonos sin vernos, él preguntando por mí en urgencias y esperando en la sala de espera general (no le dejaron entrar esta vez), y yo saliendo por otra puerta cuando me dieron el alta, corriendo a pillarle en la biblioteca. Aún tardamos media hora más en vernos, porque él llevaba los dos móviles, y yo fui a casa a ver si estaba allí, y lueeeeego ya fui a buscar una cabina a llamarle y comprobar que estaba, acojonado, esperándome aún en urgencias.

Ayer empecé a escribir el post en la biblioteca pero me encontraba todavía muy mal. Hoy estoy regular, me duele la cabeza y me mareo, aunque parece que la tensión va bajando: tengo que tomarme la tensión cada día y tengo directrices de en qué casos acudir a urgencias directamente.

Y son mis últimos días de vacaciones.

Ole.



3 comentarios:

HyBRiX dijo...

Me alegro de que solo haya sido un susto... Y a cuidarse vale?

Un saludo!

jessie dijo...

Vaya un par estais echos!
Suerte que no fue para tanto(aunque nueve horas es pasarse un poco,xD!).
Bueno, no me deis estos sustos que me da un cataplus solo escuchar eso!
A cuidarse que las vacaciones no son para estar en el hospital, xD!
Frikisaludos,xD!!!!!!!!!

Lady Madonna dijo...

Joder, vaya susto... me alegro de que al menos las horas en el hospital fueran amenas (qué fuerte lo de la señora amnésica! :P).

Ahora, como dice HyBRiX, a cuidarse ;)

salu2