10.3.07

Oído en el tren

Como siempre, aprovechaba el viajar sola para leer algún libro. En este caso, retomo uno que me gusta mucho, pero como es grande y pesa lo dejo en casa y leo cosas más "livianas" en sitios públicos... aunque ya quiero avanzar en la historia de Shalimar (vergüenza, vergüenza)

Una parejita de las típicas de extrarradio (una Lore y un Brechas para los que veáis Aída) de veintimuypoco o casiveinte años, se daban mimos comedidos mientras uno u otro iba hablando por teléfono. Al cabo de media hora de viaje, lectura y conversaciones telefónicas cruzadas, la chica le dice a su novio:

Oye, ¿tú has leído alguna vez un libro?

Él le contestó "hombre, no, bueno 3 o 4 en el cole, pero así, porque sí, pues no"

Mientras intentaba no mirar ni dar señales de DiosMiocomoAndaLaJuventús, ella le dijo que ella tampoco había leído así, por disfrutar, pero que ahora tenía un libro que estaba muy bien. Que selo dejaba a él para que viera que ese libro sí estaba bien. Y, poco a poco, mi condescendencia se iba convirtirndo en ternura por esa nena que había encontrado, por fin, el placer de la lectura.

P.D.: El libro que decía haber leído era Huesos Rotos, no lo conozco...

CATEGORIA: TOMACULTURA

2 comentarios:

Zuviëh dijo...

Yo tampoco lo conozco. Ô_o

laceci dijo...

jeje.. a mi lo de la lectura como que tampoco me va demasiado, prefiero escribir o leer a los mortales, los inmortales me aburren...