1.5.10

La caída

Ayer colgué la versión resumida en 2010/365 (y por lo tanto en Facebook), pero hoy lo voy a contar con un poco más de detalle.

Rastakid tuvo ayer la típica caída tonta en skateboard. No estaba yendo muy rápido, ni saltando... nada, estaba en plan tranki con sus amigos y haciendo un manual (creo) se cayó y se hizo daño en la cadera y la mano derecha.

Parecía que no era nada, así que se quedó descansando cuando sus amigos fueron a saltar escalones y una vez solo empezó a notar que la mano le quemaba.

Al ver que no se le pasaba el dolor y que iba a más, decidió pasar por casa de su amigo Jessius a pedir hielo, que según dice se fundió en cuanto se lo puso en la mano.

Cuando Jessius se fue a su clase de guitarra, Rastakid pasó por el taller de djembe adecir que no podría ir... ¿aporrear un djembe con la mano como al tenía? ni de coña.

Se pasó por su antiguo colegio, muy cerca de donde estaba, y el conserje le puso un vendaje y más frío, y entre el conserje y un antiguo profe le convencieron para que se fuera al médico, al CAP de la zona.

A todo esto, se había dejado el móvil en casa y me estuvo llamando desde su ex colegio... al móvil, que casualmente se me había quedado sin baterís. No lograba recordar el número de mi despacho, así que tras varios intentos lo dejó correr.

Se fue solo al CAP y le miraron el brazo, muñeca y mano y parecía que se había hecho una fisura, pero no una rotura, en la mano. Le vendaron de nuevo y mandaron a casa, para que su madre le acompañara a urgencias a hacer una radiografía y descartar fisuras. Me dejó unos mensajes vía chat de Gmail por si me conectaba, y se sent-o a esperarme en casa.


Yo estaba ya dando clase en casa de mi alumna, y le pedí que me dejara llamar a casa antes de salir hacia el beers & blogs de Dones en xarxa... y por fin me pudo decir lo que le había pasado!

¿El resto? Correr a casa, ir a urgencias, esperar poco para que le hicieran las placas pero luego una hora más para que nos dieran resultados, escayola, instrucciones, y confirmación de las tres semanas de escayola. Llamadas y sms varios para cambiar planes este finde, y parada en una pizzería de camino a casa para animarle.

De momento nos hemos organizado durmiendo él en mi cama, para no tener que subir y bajar la escalera. Yo hago de enfermera atenta en el sofá, de momento, para levantarme en seguida si necesita algo. Todavía le duele mucho cualquier movimiento de la mano, pero parece que en un par de días ya no será tan doloroso.

Hoy no he ido a ayudar a Xavi con la mudanza, y tampoco iremos esta tarde a casa de mis padres. Mi padre, en un rapto de empatía, llamó a preguntar qué pasaba exactamente, y a decir que no era motivo para no ir a la barbacoa de mañana (de la cual no nos habían dicho nada, por cierto), y acabó mosqueado porque antepusiera el descanso y comodidad de mi hijo estos primeros días a la comida familiar de mañana.

¿Y el BAFF anime? pues no sé. Yo decía que fuéramos un rato si esta tarde se anima, él no lo ve muy claro.

Pero, si os soy sincera, anoche durmió bien, despertándose sólo 1 o 2 veces, y hoy empieza a manejarse mejor con sólo una mano.

En fin... ¡paciencia!