27.5.09

XXV Festival Internacional de Poesía de Barcelona

Mientras España Entera está viendo el Barça contra NoSéQuién (feliz cumpleaños, Cris!!), yo acabo de salir del Palau de la Música Catalana, con una sonrisa bailando en la comisura de los labios, más grande al ver a Rastakid esperando fuera, montado en su monopatín. Bueno, de hecho quien le vio primero fue Carme, mi compañera de trabajo y quien me invitó al XXV Festival Internacional de Poesía de Barcelona.

Sonreía porque realmente disfruté del festival.

Reina María Rodríguez

Los poetas, fantásticos. Dentro de la línea que me gusta a mí, y habiendo varios sobre un mismo escenario, es un logro que Doña Tiquismiquis no encuentre a uno poco creíble, inseguro, engolado u obsoleto. El librito con los poemas, entregado a todo el público asistente, una delicia para releer y repensar los oído. El montaje -una sala de espera de un aeropuerto, con maletas por en medio y una enorme foto en blanco y negro de un avión, visto desde la sala de embarque, los poetas que iban entrando a cuentagotas, con sus maletas, y sentándose a la espera, el saxo, Dani Nel·lo, que aparecía de vez en cuando a subrayar un poema o a hacer un contrapunto- era exquisito. Fueron dos horas de recital de poesía, y se hicieron cortas :)

La única pega que le pude encontrar a todo el evento fue, y por ponerme puntillosa, que estuviera traducida directamente al catalán la parte del portugués Pedro Tamen, en lugar de haber hecho una versión bilingüe de sus poemas como en el caso del asturiano Xuan Bello. Una pena, ya que Tamen juega con los sonidos, cosa que se pierde con una traducción y que considero un agraviocomparativo al hacer, en el mismo librito, una versión bilingüe de los poemas asturianos.

Marina Oroza
¿Mis favoritos?
Realmente el nivel era muy alto, pero tres personas me impresionaron especialmente.
Darío Jaramillo me conquistó con su dicción y su humor surrealista, que podéis escuchar en formato mp3/podcast aquí. Reina María Rodriguez me tocó el alma con sus poemas desgarrados: es una mujer luchadora que no harán callar. Pero mi favorita fue Marina Oroza. Me encantó. Me enamoró.

Y encima no encuentro ningún vídeo que valga la pena, ni de unas ni del otro. Os dejo, pues, a Darío Jaramillo hablando del cuarto estado de la materia: Gato.




Nota: Si el reproductor no funciona al primer click, dadle otra vez. No sé por qué, pero a veces falla al primer click :-/