13.3.06

Parece que fue ayer...

Y van pasando los años.

Si El Momento Que Supuso Un Antes Y Un Después de la política norteamericana nos pilló a mi por entonces "amante-novedad" y luego novio aislados del mundo y aprovechando la fiesta nacional catalana para comprobar si aquello era un par de rollitos de discoteca o iba a más, en cambio en el 11M sí fui plenamente consciente de lo que estaba pasando, y lo seguíamos minuto a minuto desde el trabajo -mi jefe incluído.

Estaba en una empresa de electromedicina, con lo cual nuestra cercanía al mundo médico y el conocimiento como clientes de muchas de las clínicas y hospitales saturados de heridos nos mantuvo informados por fuentes fiables y nos tuvo en vilo coordinando envíos de sensores para los aparatos que andaban agotándose por este uso inesperado, y coordinando un envío desde estados Unidos para una clínica andaluza que decía tener también heridos de lo de Madrid... Vaya usted a saber. No he leído nada al respecto en ningún sitio, pero sí sé las horas que me pasé coordinando ese envío urgente.

Y si había estado los días anteriores siguiendo el proceso electoral y proclamando la incopetencia pepera en el blog, recomendando y enlazando el documental-colección de cortos Hay Motivo, el 11 de marzo me puse a bloggear las noticias recibidas, para mantener al día a mis amigas que me leían desde fuera de España. Un recordatorio del día a través de los múltiples mini-posts que hice:

Estuvimos hablándolo Hugo y yo esta mañana. Dice no saber qué pensar sobre el 11M, porque no lo recuerda -tenía que escribir algo para el colegio. Le dije que se imaginara que estuviera en el colegio, y faltaran tres niños. Igual están en el médico, o llegarán tarde. De pronto alguien viene a la puerta y le dice algo al profesor. Han estallado varias bombas en el metro. Tú me habías dejado hace un momento en el metro, no sabes si en el que ha estallado o en otro. Él dijo que me llamaría en seguida para ver si estoy bien y le contesté que, como todos estaban haciendo lo mismo, los móviles van mal y no me logra localizar. Al cabo de unas horas llaman a avisar que la madre de uno de su amigos estaba en un vagón de lo afectados y está en el hospital, muy grave.

Quizá fuera duro, pero se metió en situación para escribir su miniredacción.

Y, por favor, nunca más...


Actualización:

No hay heridos en el desprendimiento de la bóveda de la estación de Metro de Sagrera

Salgo del ciber de escribir el post anterior y al acercarme al metro no se podía entrar: varios seguratas, policías y cámaras de televisión estaban en la entrada, y la zona allada.

Si acababa de escribir este post, os podéis imaginar lo primero que pensé...

Se había desprendido una parte de la bóveda de la estación de del metro Sagrera (donde yo estaba) y había caído sobre el andén y las vías, según dicen sin heridos.

Según estas fuentes, unos dos metros cúbicos de escombros han caído sobre la
vía del tren y han causado daños a unos 50 metros de la catenaria de la línea 1.
[...]
El convoy, según las mismas fuentes, ha sido detenido y los pasajeros han tenido que llegar al andén a pie, sin que ninguno de ellos haya resultado lesionado, según las mismas fuentes.

La noticia la he sacado de 20 minutos, porque allí mucho segurata, mucho policía de todos los colores, y mucho informador de la parada de bus que debías coger, pero nadie te decía lo que había pasado



PEOR AUTOR


O.K.,O.K.! It's me!






CATEGORIA: BLOGBLOGBLOG - LAVIEENNOIRE

1 comentario:

monocamy dijo...

Cuando ocurre algo así, surgen sentimientos encontrados ya que, por un lado, quieres olvidarlo lo antes posible y, por otro, no quieres olvidarlo nunca, tenerlo siempre presente y aportar un grano de arena para que no vuelva a ocurrir.

:/

Espero que te encuentres bien de ánimo (bueno, y de todo) :) Te mando un besito.