22.5.07

Al otro lado de la ventana



...hay vida, una placita en cuya terraza solemos desayunar. Un gran árbol asoma su copa y de vez en cuando pasan veleros por nuestro campo de visión. Hay un paseo marítimo, playa, mar. Por las mañanas vemos a los niños ir a la piscina del gimnasio que está en nuestros sótanos... o incluso pillamos a algún compañero que se ha escaqueado para hacer un poco de spinning o unos largos. Si tenemos la ventana entreabierta se oyen las risas y sonidos "de pueblo" que produce la plaza, se oye al señor que se sienta en el paseo a tocar la trompeta...

A este lado, en cambio, estoy enganchada al ordenador.

3 comentarios:

austerhouse dijo...

Muy buena reflexión. A mí, desgraciadamente, me ocurre también.

Zuviëh dijo...

Pero bien que te lo pasas haciendo el trasto con el ordenador. Quejica. :P

O.k.,o.k.! dijo...

Zu, trasteo casi dos horas después de mi hora de salir... Que ha salido algo urgente que creía que era para la semana que viene!