27.2.07

Y yo me pregunto...


Y yo me pregunto...
Originally uploaded by okokitsme.
¿Qué se siente al llegar cómodamente a final de mes y con saldo de sobra? ¿Y teniendo un trabajo asegurado de por vida? ¿Y cuando te mantiene tu maridito, mientras te concentras en escoger tu nueva talla de tetas?

7 comentarios:

SantiNoB dijo...

¿hay otras posibilidades?

O.k.,o.k.! dijo...

No sé. Me dan ramalazos místicos al tener tanto enchufe en la mano. Vale, no son enchufes pero se enchufan. Y yo no.

laceci dijo...

jajaja... no había pillado la metáfora del enchufe, hija.. (Para mí es un conversor RCA a euroconector)..

Dice mi padre que un enchufe para trabajar, no es un enchufe..

:-)

satélite fugado dijo...

Oposita a profesor de secundaria ya de una vez, y join our club!

Podrás compartir tu sabiduría con jóvenes mentes inquietas.

En el fondo lo estás deseando.

Ahora bien, no te regalan las tetas. Pero no todos los maridos lo hacen tampoco: algunos simplemente se dedican a controlsr que no gastes demasiado en el DIA (o cualquier supermercado cutre de turno). ;)

tenblog dijo...

Y yo buscando mientras tanto donde está más barata la carne. Donde la leche y donde coño se va todos los putos meses la mierda de prestación que me ingresan los de mi amaado INEM. Y esa es otra. Se supone que cobramos el día 10. El mes pasado cobré el 12 pq el 10 era sábado y este mes igual. Le digo al del banco que si me puede pasar la hipoteca y la tarjeta de crédito el 10 en lugar del 1 y me dice que imposible. Que ahorre y tenga un fondo para no tener que pagar intereses. Que dé gracias que no me devuelve los recibos.
DIOSSSS QUE GENEROSOSSSS

malaputa dijo...

Poooooos, supongo que pensarán que qué dura es la vida...
Consolemonos pensando que habrá alguien pensando que seguro que hay alguien peor que nosotros.
Por cierto, qué manía con ponerse más tetas, ¿no?. Con lo contenta que estoy yo con mis tetitas talla 85.

monocamy dijo...

Pues sientes exactamente lo mismo que no llegando a fin de mes: no sabes de dónde vienes ni a dónde vas ni qué será de ti, aunque es menos incómoda la incertidumbre con la nevera llena...

;)